El manejo de las emociones en la entrevista de trabajo

En una entrevista de trabajo se pueden presentar decenas de emociones en forma simultanea, las cuales te podrán ayudar o perjudicar, dependiendo del manejo que les des. Emociones cómo el miedo, el desconcierto, la serenidad, la ira, el optimismo, la alegría, la desesperación, la ansiedad, y muchas más, se harán presentes, algunas veces provocadas por ti mismo, y en otras por tu entrevistador, en forma casual o conciente.

Desde tu lado, las emociones podrán provenir de tu confianza, de la presión por obtener el puesto de trabajo, de tu empatía con el entrevistador, de las preguntas desconcertantes que te hagan, y hasta del mismo lugar en donde te entrevisten. Lo primordial es no tener miedo a que se presenten las emociones, sin importar cuales sean. Tú tienes derecho a sentir, a disgustarte, a no estar de acuerdo, a ponerte incómodo. Lo que si deberás procurar es que la emoción no te saque de contexto, te distraiga, te invite a cambiar de forma de ser, te convierta en agresivo, y muestres una faceta descontrolada, la cual nadie querrá que se salga a flote. Recuerda que la vocacion profesional requiere expresión y control emocional.

Desde la orilla del entrevistador, una de sus estrategias podrá ser precisamente probar tu temple y control de tus emociones. No que no tengas emociones sino la manera de superar los contratiempos. Para ello, podrá decirte cosas poco amables para ver cómo reaccionas, ponerte bajo presión para analizar si lo superas, y si es posible ver la forma como manejas la ira. El examen psicotecnico es un medio de evaluación. Si de antemano sabes, lo que puede ocurrir en una entrevista, y que debes estar preparado para enfrentar lo inesperado, entonces tu serenidad será la mejor consejera, el no sentirte agredido personalmente podrá salvarte de las reacciones, y tu confianza en lo que vales no hará que cambies de personalidad por más que lo intenten.

La mejor manera de manejar las emociones en la entrevista es mantenerlas concientes y sin que se presenten exageraciones. Podrás sentir miedo pero no por ello salir corriendo, podrás sentir ansiedad pero sin que te desenfoque del tema central, podrás sentir optimismo sin que se convierta en prepotencia. Aprende a administrar las emociones y verás que saldrás airoso y fortalecido de las entrevistas de trabajo.

Etiquetas:
Comentarios

Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario

(requerido)

(requerido)